Almudena García: los fantasmas coloniales que aún perduran sobre las mujeres migrantes

Por Gisella Contreras y Camila Pérez Soto

Racismo, machismo y xenofobia son sólo algunas de las situaciones que enfrenta la población femenina migrante en España. Esto potenciado por la actual crisis sanitaria del covid19, ha dejado aún más al descubierto las precariedades ya existentes en torno a ellas.

 

El pasado 21 de abril de 2020 y en el marco del ciclo de charlas “Manifestaciones del racismo” realizado por el Proyecto Anillos PIA SOC 180008 “Migraciones contemporáneas en Chile. Desafíos para la democracia, ciudadanía global y acceso a derechos no discriminatorios”, la Doctora Almudena García, académica de la Universidad Rey Juan Carlos de España, dictó la charla titulada “Feminidades migrantes en el Madrid de la covid19: identidades subalternas y precariedad de vida”. La actividad fue moderada por la directora del proyecto mencionado, la académica María Emilia Tijoux. 

“Estamos teniendo un repunte, muy peligroso, del racismo, de la xenofobia, del machismo y de las intolerancias contra cualquier tipo de diversidad o sexualidad, es un gran problema”, manifestó Almudena, quien utilizó el término “sindemia” del antropólogo médico Merrill Singer, para hablar de las implicancias sociales que tiene la pandemia del covid19. Entre las temáticas abordadas, la académica hizo referencia a la “subalternidad” entendida como la negación que hace la élite dominante de la otredad, añadiendo que la mirada colonial potencia que la representación del “otro” en este caso la “otra” sea desde lo subalterno. La élite se posiciona en una relación desigual con las mujeres migrantes y las deja fuera de los discursos oficiales, tratando de privarlas de “lenguaje propio y representación autónoma”. 

Precarización de la mujer migrante

Durante la actual crisis sanitaria, se evidenció la ya existente precariedad alrededor de la cotidianidad de la mujer migrante en España. Ante ello, la académica explicó que, “la precariedad significa un puesto de trabajo mal pagado (…) Sin documentos no hay nada,sin documentos no hay contrato laboral, incluso acceder a un alquiler es un problema”. A ello, añadiendo que el ser mujer, conlleva otros tipos de opresiones. 

Según un estudio realizado en 2020 con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, el 52% de la población migrante en España corresponde a población femenina, de un total de 7,74 millones de habitantes, consignó el medio El País. El sitio datosmacro.com establece que España tiene una brecha de género del 79.5%, brecha que se incrementa si se habla de mujeres migrantes. 

La académica presentó el caso de Liliana (nombre ficticio), mujer colombiana de la zona cafetera, quien lleva 12 años viviendo en España, haciéndose cargo de su familia en Colombia y de sus hijos que viven con ella. Cuando comenzó la pandemia, Liliana estaba trabajando en el cuidado de una pareja de adultos mayores. Uno de ellos falleció de covid19 y Liliana quedó sin empleo, viéndose confinada en una pequeña habitación de no más de 5 metros, junto a sus hijos. El caso de esta mujer es un ejemplo más de la situación en la que viven muchas migrantes en España.

Hipersexualización y erotización 

Por otro lado, las feminidades migrantes, no solo enfrentan precariedad laboral, sino también se ven expuestas a la hiper-sexualización y erotización de sus cuerpos. Esto se explica según consigna Almudena García, por la visión colonial de posesión que aún perdura, considerando que la mayoría de las mujeres migrantes en España proviene de América Latina. Respecto a ello, enfatiza, “en el caso de la mirada colonial, que va a marcar, erotizar, sexualizar y exotizar -a la mujer-, va a mostrar casi una posesión de la vida, la persona e incluso del producto o servicio de su trabajo”. Esto también afecta a las mujeres migrantes trans, tema que está siendo debatido actualmente en el país europeo con la discusión de la “Ley Trans y LGTBI”. 

Ante estas situaciones, las redes de apoyo han cobrado vital importancia para las mujeres migrantes en España, siendo los vecindarios y la organización fundamentales para crear lazos de ayuda. 

Para concluir Almudena hace mención al porvenir de las mujeres migrantes, reiterando que, “el futuro, yo espero y con gran, valga la redundancia, esperanza, que lleguemos a adoptar las medidas de una renta básica que permita a las personas que se encuentran expulsadas o personas que no están en una situación de ingresos, tener algún ingreso que les permita al menos sobrevivir”.

Revisa la charla completa en el siguiente enlace