“Despojados de todo hasta de la humanidad”: Dr. Miguel Ángel Martínez expone charla sobre migración y desaparición forzada en México

Proyecto MAD

Proyecto MAD

Fosas clandestinas y cuerpos pueblan y se encuentran a lo largo del territorio mexicano, mostrando la cara más dura del despojo neoliberal, además de la complicidad del aparato estatal y el narcotráfico.  

Por Gisella Contreras y Camila Pérez Soto

El pasado 19 de mayo de 2021, por medio de la charla “Prácticas y resistencias ante la migración y desaparición forzada en México”, del ciclo “Manifestaciones del racismo” del proyecto Anillos PIA SOC 18008 “Migraciones Contemporáneas en Chile: Desafíos Para la Democracia, Ciudadanía Global y Acceso a Derechos No Discriminatorios”. Su expositor, Miguel Ángel Martínez, doctor de Filosofía y Letras en la UNAM, y Maestro en Filosofía y Crítica de la Cultura en la Universidad Intercontinental, habla acerca de la vulneración a los Derechos Humanos frente a las migraciones y desapariciones forzadas en México. 

La historia de la desaparición y la migración forzada en el país del norte se remonta a la segunda mitad del siglo XX.Martínez describe una estrategia de estado, en un primer momento dirigida hacia los grupos guerrilleros y armados. Sin embargo, esto se vio acrecentado desde el año 2006 cuando se inicia la guerra contra el narcotráfico, afectando con ello comunidades indígenas y rurales.

A juicio del profesor Martínez, la desaparición y la migración forzada son la expresión máxima de la explotación y el despojo, evidenciando con esto la implicancia de la irrupción del neoliberalismo en México. Entre 1964 y 2021 según el Gobierno del país, se registran 213.625 personas desaparecidas, sin embargo, este número podría ser muchísimo mayor. Mientras que, respecto a la migración forzada, los Estados de Chiapas, Guerrero y Oaxaca son los principales estados que presentan estos casos. 

Fosas comunes

Según la investigación periodística del sitio web A donde van los desaparecidos entre el año 2006 a 2016  fueron encontrados alrededor de dos millones de entierros ilegales, con al menos 2.884 cuerpos. Aquello a lo largo de 24 estados del país de México. De esta forma documentando más fosas comunes clandestinas, de las que el Gobierno mexicano había reconocido, representando el encuentro de una fosa cada dos días.

“El cuerpo ya no es cuerpo, es la huella del despojo”, 

declaró Miguel Ángel Martínez. 

Del mismo modo, el académico afirmó que, por ello, el territorio ha ido transformándose en un cementerio clandestino, siendo principalmente mujeres quienes van en búsqueda de aquellos cuerpos desaparecidos en algún lugar de los miles de fosas comunes en el país. 

La complicidad entre el Estado y el narcotráfico

Martínez explica que existe el hecho de hacer desaparecer, en donde se ven implicados policías, militares y narcotraficantes. Todo el aparato estatal participa de la persecución a la migración y la desaparición forzada. En este sentido se trata de una asociación entre lo estatal y lo privado. De ahí la idea de que el estado administra y regula la violencia. 

“La desaparición de personas no es un accidente o un incidente, no puede atribuirse a una institución ni una persona, sino que resulta, se forma, se constituye en el marco de una lucha general contra la diferencia y la pluralidad”, comentó el investigador.

Por otro lado, manifiesta también que “las autoridades a veces señalan que son exageraciones”, sin dimensionar lo que estos fenómenos implican para las comunidades que se ven afectadas. 

Finalmente, la desaparición de personas y las fosas clandestinas son eventos demasiado brutales e inimaginables para ser creídos, pues aún son negados. En esta línea el expositor plantea la interrogante que atañe a periodistas y medios de comunicación: ¿Cómo comunicamos las monstruosidades?, dando relevancia y valor a aquellos testimonios, para de esta forma dar a conocer las atrocidades del narcotráfico y su alianza con el Estado mexicano.