Geraldo Cotinguiba ante migración y marcas del racismo en Haití: “Es la primera república afrodescendiente en la historia de la humanidad”

Proyecto MAD

Proyecto MAD

La historia de Haití es poco conocida, pero muy importante para el mundo, y la liberación de la esclavitud. En este país ocurrieron tempranamente hechos en pos de la libertad de la población afrodescendiente, convirtiendo a este territorio en uno de los pioneros en la lucha contra el racismo colonial.  

Por Gisella Contreras y Camila Pérez Soto

El pasado 15 de julio, tuvo lugar la exposición “Haití: hechos históricos, migración y las marcas del racismo”, en el marco del ciclo de charlas “Manifestaciones del racismo”, organizado por el proyecto Anillos SOC 180008 “Migraciones contemporáneas en Chile: Desafíos para la Democracia, Ciudadanía Global y Acceso a Derechos No Discriminatorios”. Esta fue impartida por Geraldo Cotinguiba, Doctor y Profesor de Sociología y Políticas Públicas del Instituto Federal de Educación, Ciencia Y Tecnología de Rondonia (IFRO/Brasil). La actividad fue transmitida vía Facebook live de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile y fue moderada por María Emilia Tijoux, Directora del proyecto mencionado. 

De esta charla se desprenden varios ámbitos importantes de la historia de Haití, aquello marcado por la migración y el racismo, además de la esclavitud y los  procesos de dominación francesa ejercida en ciertos sectores de la isla. Cotinguiba, comentó que: 

“Haití es un país muy importante para la historia de la humanidad, no solamente para el caribe, América latina o los pueblos negros, sino para la humanidad integralmente. Por otro lado, muy pocas personas conocen la historia o información de Haití, algunas siquiera saben su ubicación geográfica”. 

Haciendo referencia a lo poco conocidas que son algunos aspectos de la historia de Haití, como que es la primera república afrodescendiente en la historia de la humanidad, hecho que debería ser conocido mundialmente por su importancia y relevancia en la lucha contra el racismo.  

La república afrodescendiente 

A partir del año 1791, inició la revolución para lograr la independencia de la dominación colonial francesa, proceso que duró 12 años. Debido a ello, fue reconocida como la única revolución exitosa por parte de personas esclavizadas, situando a Haití como la primera república afrodescendiente en la historia de la humanidad en declarar la libertad de sus pueblos y sus habitantes.

“Recordemos que EEUU, logró su independencia en 1776, pero los americanos o EEUU, no declararon la libertad de los negros”, destacó el profesor Cotinguiba.

Con esto comenzó también en el resto del continente americano, un movimiento de liberación de la esclavitud que despertó la libertad de la población afro, desde el norte hasta el sur de América. 

“Haitianismo”

Desde inicios del siglo 19, países latinoamericanos, entre ellos Brasil, comenzaban a familiarizarse con el “haitianismo”, a través de los medios de comunicación.  Dicho movimiento que comenzó en Haití y se expandió hacia otros países, hacía referencia a la búsqueda de libertad de las personas afrodescendientes, algo que antiguamente no era considerado, ni mucho menos pensado como un derecho global. 

Sin embargo, según el Doctor Cotinguiba, muchos de los hechos históricos de Haití no fueron registrados o parecen haber sido “borrados” de la historia, pues afirmó que, “no existen muchos escritos sobre los hechos ocurridos (…) Muy pocos historiadores han escrito sobre las victorias y hechos históricos de Haití”. 

En en este país,  también se generó la respuesta al racismo científico. Existió un investigador francés llamado Rocef de Vovilo, que escribió un libro sobre la desigualdad de las razas humanas, ante lo cual el haitiano Josef Anteno Firmi realizó una publicación en respuesta a este científico, posicionando a Haití como el país que refutó el racismo con investigación detallada de la historia de los pueblos afro. 

Un país migrante 

“Haití es un país actualmente migrante”, señaló Cotinguiba. Desde que comienza la república se reciben personas de diversos orígenes, buscando libertad en este país. “Cuando Haití logró éxito en su independencia, las personas que conseguían huir de un país esclavista, buscaban viajar a Haití, encontrando de esta forma la oportunidad de conquistar su libertad definitiva”, agregó el profesor.

La primera ola de emigración comenzó a inicios del siglo XX (entre el año 1919-1930), expandiéndose hacia Cuba y República Dominicana. Esta primera ola estuvo constituida por el movimiento de trabajadoras/res cañeros o braceros que trabajaban en la producción de cañas de azúcar en dichos países. 

Respecto al panorama actual, el académico explicó que “estamos hablando de un país migrante, porque no construyó solamente la alternativa de salir a buscar oportunidades de vida en otros países, sino que generó un vocabulario, perspectiva de la sociedad, y economía migratoria, en la visión del mundo. El 30% del producto bruto de Haití depende de la migración”

La marca del racismo 

La historia de Haití ha estado marcada por el racismo, que se manifiesta de distintas maneras, desde la colonización hasta la actualidad. Existe esa dualidad entre personas “pensantes” y “no pensantes” o los “civilizados” versus los “bárbaros”, construyendo de esta manera una otredad que se sitúa desde la “barbaridad haitiana”. 

Existen otras dualidades en las que se manifiesta el racismo, como la de cristianos versus brujería, relegando la dimensión de lo sagrado a algo negativo, como ocurre con el vudú que tiene toda su cosmovisión que ha sido mirada en menos. También existe la dualidad entre lo francés versus lo criollo, demostrando una dominación y superioridad por parte de quienes hablan francés, ante aquellos que derechamente no lo hablan, de esta forma creando una supuesta distinción de clases. 

La consecuencia de este racismo ha traído la negación de la otredad, es decir, la invisibilización de las personas haitianas, “hay una profunda negación de su otredad, de cómo viven, cómo trabajan, estudian o se alimentan en los países a los cuales migran”, declaró Continguiba. 

Sin embargo, para finalizar y concluir, es importante reconocer la historia de Haití y su relevancia en la historia mundial, la primera república afrodescendiente que sembró la semilla de la libertad en todo el continente en pos de la aplicación de Derechos Humanos hacia las personas afro. El país se encuentra actualmente en una profunda crisis social agudizada por el asesinato de su presidente Jovenel Moïse, el 7 de julio de este año, pero el pueblo de Haití aún resiste y continúa en la lucha histórica contra el racismo y la discriminación.