Nota máxima: Catalina Osorio, tesista del Proyecto Anillos Migraciones finaliza su carrera de sociología con distinción

Proyecto MAD

Proyecto MAD

La tesis en cuestión abordó la temática de las mujeres migrantes en el contexto del aborto legal en tres causales, centrándose en los prejuicios que poseen las y los profesionales de la Salud Pública ante ellas. 

Por Gisella Contreras y Camila Pérez Soto

El examen de grado tuvo lugar el 13 de agosto de 2021 a las 14:30 de la tarde vía plataforma zoom, la tesis defendida tiene por título “Aborto legal y mujeres migrantes: los estereotipos que tienen las/os profesionales de la Salud Pública que las atienden”. La comisión revisora estuvo a cargo de la socióloga María Emilia Tijoux, en calidad de Profesora Guía, Silvia Lamadrid (Socióloga) y la profesora Ximena Póo (Periodista) en representación del Decano Roberto Aceituno de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile. 

Catalina es tesista de la Línea 1 del proyecto “Migraciones Contemporáneas en Chile: Desafíos para la Democracia, Ciudadanía Global y Acceso a Derechos No Discriminatorios”. La tesis fue un estudio sobre el aborto legal en tres causales, en el marco de las mujeres migrantes. Ante ello, Osorio destacó que, “en el fondo lo que yo estaba buscando era saber si a las mujeres migrantes las maltrataban por el hecho de ser migrantes y estar abortando en el sistema público en un país que no es el suyo. Lo investigué desde un área súper específica y clarificadora, creo yo, que fue el estudio de los estereotipos. Para esto entrevisté a profesionales de la salud que realizan abortos legales y asi conocer que era más o menos lo que pensaban sobre estas mujeres y a través de sus discursos y prácticas ir reconociendo si habían manifestaciones racistas”. 

En el desarrollo de la investigación pudo constatar que en estos espacios ocurren bastantes situaciones racistas que afectan a las mujeres migrantes. Su intención era reconocer estas prácticas para concientizar a las y los profesionales de la salud y evitar seguir reproduciendo aquellas lógicas discriminatorias.  

Respecto a los motivos que la impulsaron a hacer este estudio, la ahora socióloga que se declara feminista libertaria, señaló que:

“Yo creo que fue principalmente mi activismo político desde el feminismo. El tema de las migraciones lo vengo trabajando hace años con la profesora María Emilia Tijoux. Finalmente decidí hablar del aborto en tres causales porque era un tema contingente y para mí es algo insuficiente, es decir, yo apelo por el aborto libre, entonces también quería intentar conocer si en ese escenario de aborto legal, que supuestamente debería ser desestigmatizado, todavía habían problemas. Porque finalmente las tres causales de aborto son sumamente violentas”.

Frente a los principales hallazgos de la investigación, Catalina Osorio destaca la constante violencia racista enfocada sobre todo en mujeres haitianas, siendo vistas a través del prejuicio, como personas pobres, malas madres, salvajes, sucias, e incluso responsables de la supuesta barrera idiomática, más que reflexionar ante la necesidad de inclusión en la salud pública.

Otro hallazgo importante es que los estereotipos están relacionados al estatus migratorio de las mujeres y no al hecho de abortar en sí, vale decir esto no generaba un problema para las y los profesionales, el conflicto es con el hecho de que son extranjeras, en el fondo ellas y ellos indirectamente no querían atender a mujeres migrantes, en palabras de Osorio:

No las estaban culpando por abortar, las estaban culpando por atenderse en el sistema público chileno siendo extranjeras”. 

Ante el denominado “estatus migratorio”, la tesista reitera en que los estereotipos varían según la nacionalidad que posean, por ejemplo, las mujeres venezolanas eran consideradas como mujeres altamente educadas en términos académicos, pero no así respecto a los modales, “para ellos seguía siendo un problema atenderlas, no se sentían cómodos ¿y qué era lo que generaba esta diferencia? era el hecho de que eran migrantes”. Ante ello, cabe destacar la diferencia entre el trato a mujeres migrantes y mujeres chilenas, pues como afirmó Osorio: les parecía super bien que las chilenas exigieran sus derechos, pero no tan bien que las venezolanas lo hicieran”.

Finalmente, la tesista señala que no todo es “bueno” o “malo”, existen matices, en ese sentido destaca la labor de las y los profesionales del Hospital San José, que intentan no reproducir las lógicas racistas, no así por ejemplo en el Hospital San Borja Arriarán, donde sí se dan este tipo de prejuicios que violentan a las mujeres migrantes. 

La tesis de Catalina es un gran aporte para la sociología y para el avance hacia una sociedad libre de discriminaciones, tanto para la salud pública, como en todos los ámbitos de la vida en la comunidad chilena.