Protestas anti-migrantes en el norte y la deshumanización de la sociedad chilena: reflexiones desde un enfoque de derechos humanos

Por Ana Sofía Álvarez Jofré y Sebastián Cepeda Valdés
*Integrantes de equipo de Investigación Anillos SOC180008

La migración ha sido protagonista de la agenda pública durante las últimas semanas. Latinoamérica vive un momento de reactivación de una crisis migratoria de larga data. En lo atingente a Chile, se ha dado a conocer el éxodo de personas haitianas desde nuestro país hacia América del Norte, motivado por el sufrimiento y la miseria que vivieron en Chile. Por otro lado, en el norte del país, con motivo del desalojo de un campamento de migrantes, se suscitaron graves episodios de racismo y xenofobia que intensificaron el debate en esta materia.

¿Por qué las y los chilenos se sienten amenazados por las personas migrantes? Históricamente, Chile ha propiciado una visión selectiva hacia los extranjeros, dándole la bienvenida al europeo y rechazando al latinoamericano. Dicha perspectiva cimentó las bases de una “chilenidad” construida desde la diferencia, la exclusión y una autopercepción de superioridad ante el otro. Esta lógica se perpetúa hasta la actualidad, pues, sectores de la sociedad chilena agrupan como “migrantes indeseables” a personas peruanas, bolivianas, colombianas, venezolanas y dominicanas. Lo que se agrava con la llegada de migrantes haitianos, donde “lo desconocido” -idioma, cultura, color de piel- causa temor y rechazo.

Ante ello, cabe resaltar que las fronteras son construcciones geopolíticas y que la nacionalidad, en tanto vínculo de una persona con un Estado, es también una construcción jurídica. Lo real y tangible somos los seres humanos, cuya dignidad y derechos humanos no distinguen según nacionalidad. La defensa de los derechos humanos como marco jurídico, ético y social, supone reivindicar la dignidad de las personas como fundamento del vivir en sociedad. Lo cual implica reclamar un conjunto de libertades, pero también, asumir la subjetividad del otro para permitir la realización personal, es decir, defender la diversidad en igualdad. Así, características jurídicas de los derechos humanos, tales como su interdependencia -operan de manera indivisible, sin que se pueda privilegiar un tipo de derecho por sobre otro-, y su universalidad -igualdad en el acceso y ejercicio de derechos-, se presentan como centrales en el debate migratorio.

El panorama actual de las personas migrantes, especialmente en el norte de Chile está caracterizado por su situación de extrema vulnerabilidad, precariedad y sufrimiento. Son personas que huyen de conflictos armados o políticos, de condiciones de extrema pobreza, que añoran reunirse con su familia y que arriesgan sus vidas para buscar mejores condiciones para ellos y sus seres queridos. Al llegar a Chile enfrentan dificultades económicas, culturales, habitacionales, alimentarias y sanitarias; enfrentándose a una institucionalidad y sociedad hostil que, paradójicamente, les rechaza, y a la vez les necesita, principalmente en términos económicos. La situación y el sufrimiento de las personas migrantes en el norte de Chile no es sólo una crisis migratoria, sino una crisis humanitaria y de “humanidad”.

Los lamentables hechos ocurridos la última semana tienen un importante correlato institucional. La crisis en la gestión migratoria se debe a políticas que no han sabido responder a los flujos migratorios que llegan a Chile. En la última década, se han implementado dos tipos de política migratoria. Una buscó matizar, en lo posible, los efectos de la aplicación del D.L N°1.094, sin atacar el fondo de la legislación aún vigente y su lógica securitista. Otra, buscó “ordenar la casa”, reivindicando un discurso antimigración basado en el control de fronteras y criminalización de las personas migrantes. Lo cual se ha visto reflejado en la excesiva tardanza en los procesos de regularización, trabas en la aplicación de la normativa relativa a refugio, las recientes expulsiones masivas y la inacción de las autoridades ante la situación del norte de Chile, que culminó con repudiables actos de violencia contra personas migrantes.

Desde el derecho internacional de los derechos humanos, el panorama actual que enfrenta la migración en Chile implica el incumplimiento de obligaciones adquiridas por el Estado chileno y la desatención de estándares de derechos humanos. Desde el principio de igualdad y un enfoque de vulnerabilidad, no puede olvidarse que los Estados son titulares de deberes reforzados respecto de las personas migrantes. Ya en abril de este año, el Comité de Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares, en su segundo informe periódico sobre Chile, evidenciaba situaciones de desprotección de derechos de personas migrantes, enfatizando la necesidad que el Estado de Chile “refuerce sus acciones para la atención e inclusión de la población migrante al nivel local y en zonas de fronteras” y “desarrolle medidas para eliminar la xenofobia y los estereotipos discriminatorios sobre los trabajadores migratorios y sus familiares”, dentro de otras recomendaciones.

En este escenario, las personas migrantes dependen en gran medida de su propia articulación, de por sí compleja, y la labor de actores de la sociedad civil. Ante la urgencia, se celebra la labor de diversas ONG, grupos de la sociedad civil y clínicas jurídicas de algunas universidades nacionales. No obstante, es el Estado el principal responsable de velar por el bienestar de sus habitantes, incluyendo a las personas inmigrantes en su territorio. El cumplimiento de estas obligaciones supone no propiciar la irregularidad migratoria, así como repensar el trabajo de todos los órganos del Estado, tanto de aquellos con competencias especiales en materia migratoria, como de sus servicios de salud, sus universidades y otros servicios administrativos atingentes.

Así, es fundamental que el Estado cumpla con sus compromisos internacionales adquiridos, otorgando una real protección a los grupos vulnerables migrantes, promoviendo y asegurando su dignidad y acceso a derechos. Apostar por abordar la temática migratoria únicamente desde lo nacional resulta ilusorio. Es momento de propiciar instancias de cooperación regional para abordar de manera integral los flujos migratorios desde el reconocimiento al derecho al desarrollo humano y la búsqueda de mejores condiciones de vida, mediante el ejercicio de la libertad de movimiento. Por último, en lo que respecta al ámbito social y cultural de nuestro país, urge repensarnos como sociedad, desde la interculturalidad, la diversidad y la dignidad humana.

Read More

Romería por Joane Florvil: Un llamado urgente por justicia

Al igual que todos los 30 de septiembre desde el año 2017, se conmemoró el día contra el racismo, donde se recordó a todas aquellas personas víctimas de la xenofobia de Estado, entre ellas Joane, y la exhaustiva búsqueda de justicia en pos de un Chile sin segregaciones.

Por Gisella Contreras y Camila Pérez Soto

Se realizóuna romería en memoria y justicia de Joan Florvil, el día jueves 30 de septiembre de 2021 para conmemorar su fallecimiento el año 2017, en manos de la negligencia y racismo del estado chileno, instigado por la barrera idiomática existente. 

Las circunstancias que rodearon la muerte de Joan son paradigmáticas del racismo que existe en nuestro país.Un mes antes de su muerte, Joan se encontraba haciendo trámites en una oficina municipal de Cerro Navia y estaba desesperada por pedir ayuda. En esa desesperación dejó a su hija con el guardia del recinto. En ese mismo momento la institución emitió una alarma de una menor abandonada, contactando a SENAME y Carabineros. A las 21:00 horas de ese día la detuvieron por presunto abandono de menor. Días después de ese hecho, Joane fue internada en la UCI, perdiendo finalmente la vida a causa de una encefalopatía y una insuficiencia hepática fulminante.

La Romería fue la actividad de   cierre de la campaña “30 al 30” mes contra el racismo, que buscó marcar un hito y concientizar respecto a estas prácticas violentas arraigadas e institucionalizadas en Chile.

En esta oportunidad, estuvo presente Mery Cortez, madre de Romario Veloz Cortez, ecuatoriano que fue asesinado por militares en el contexto de la revuelta social de octubre de 2019. Ante ello, señaló que, “como madre de un migrante y negro, me siento muy orgullosa de que el pueblo chileno esté dando cara y luchando por los derechos de las personas migrantes, en especial de la gente afro. Esperemos que esto sea un paso para que no haya más racismo, no más xenofobia, no más clasismo y por sobre todo que ya no haya más aporofobia que es la fobia a los migrantes pero a los pobres”.

La romería contó con la participación de diversas organizaciones y proyectos migrantes y promigrantes, entre ellos el “Migraciones Contemporáneas en Chile: Desafíos para la Democracia, Ciudadanía Global y Acceso a Derechos No Discriminatorios”, su directora  María Emilia Tijoux fue enfática en mencionar que:

Todos los 30 de septiembre es el día contra el racismo en Chile. Tenemos que seguir luchando contra este racismo que viene acompañado de fascismo. Lo que ha ocurrido hoy día es responsabilidad de los estados, es responsabilidad del gobierno de Chile, es responsabilidad de los indiferentes. Este es un problema político y un problema histórico.

Por otro lado, Emmanuel Louis, ciudadano haitiano y padre de Emmaus, quien falleció en la piscina municipal de Quilicura durante un paseo de curso, también habló en esta ocasión para exigir justicia:

“Cada momento qué hay una actividad contra el racismo, estoy aquí. El caso de Joan me golpea el corazón, entonces cada año estoy aquí para buscar justicia para ella, justicia para todos los niños de Chile, justicia para mi niño”, comentó.

Las comunidades afectadas por el racismo seguirán luchando en pos de reivindicar sus derechos. Es importante que existan este tipo de actividades que inviten a reflexionar sobre estos temas que tienen consecuencias graves y directas sobre las personas racializadas y en muchos casos migrantes, que incluso les puede costar la vida, como le ocurrió a Joane.

Revisa el registro de la romería a continuación.

*Las fotografías fueron tomadas por Gisella Contreras y Camila Pérez Soto.

Read More

Migraciones Contemporáneas y Construcción del Sujeto Migrante en Chile

Migraciones Contemporáneas y Construcción del Sujeto Migrante en Chile

Este 28 de septiembre de 2021, infórmate y se parte del mes contra el racismo inscribiéndote en la segunda edición del curso de UAbierta “Migraciones contemporáneas y construcción del sujeto migrante en Chile”. No te lo puedes perder.

Read More

Londres 38: Conmemoración del día del detenido desaparecido y comienzo del mes contra el racismo

Junto a la conmemoración del día del detenido desaparecido, el pasado 30 de agosto, se dio inicio al mes contra el racismo, mediante la campaña “de 30 al 30”. En esta ocasión, se recuerdan a las más de mil personas desaparecidas en dictadura, cuyos casos aún siguen inconclusos, y a las personas desaparecidas en “democracia”, incluyéndose a las personas migrantes y víctimas del racismo.

Gisella Contreras y Camila Pérez

En el sitio de memoria Londres 38, tuvo lugar la conmemoración del día de las personas detenidas desaparecidas. Esta fue una de las primeras actividades presenciales que se han realizado en este espacio. En esta oportunidad estuvieron presentes diversas organizaciones sociales, y familiares de detenidos y detenidas desaparecidas. La actividad fue apoyada por el Proyecto Anillos “Migraciones Contemporáneas en Chile: Desafíos para la Democracia, Ciudadanía Global y Acceso a Derechos No Discriminatorios”. 

Durante la jornada se dieron a conocer testimonios de familiares de detenidos y detenidas desaparecidas, dando lugar central a las personas desaparecidas migrantes. Al mismo tiempo se menciona a migrantes que han muerto en Chile debido al racismo. Esta actividad se enmarca dentro de la campaña “De 30 al 30” que busca visibilizar el racismo en nuestro país. 

Entre las personas que se rememoran, se recuerda la detención y muerte de Joan Flovil, mujer haitiana que falleció en manos de la negligencia del Estado de Chile. Crimen, que de acuerdo a la periodista y presentadora del evento, Paloma Grünert, simboliza el racismo histórico contra los primeros pueblos de este territorio y las poblaciones africanas esclavizadas. Asimismo se rememoró a otros compañeros y compañeras, como Camilo Catrillanca; el joven ecuatoriano Romario Veloz; Macarena Valdez; Emaus Louis; Joseph Henry y Maribel Fujoll, entre otras personas. 

Ante ello, Grünert reiteró que como colectivo de Londres 38: “Buscamos erradicar el racismo para poder construir una sociedad diferente, vivible, con justicia y dignidad para todos, todas y todes, a lo largo de Chile. Durante este mes, desde Iquique a Valdivia, se realizarán diversas actividades, tales como: Conversatorios; talleres; marchas; romerías; pintadas de murales; velatones y exhibiciones de cine y música que muestran las diferentes expresiones políticas, sociales, culturales, vivenciales, y territoriales en torno al racismo”

Por otro lado, Gloria Elgueta, miembro de la mesa de trabajo de Londres 38, manifestó que tanto la lucha por los detenidos desaparecidos, como la de los y las migrantes víctimas de racismo “deben ser luchas conjuntas. Nuestra consigna es “toda la verdad, toda la justicia, no más impunidad” y creemos que ambas demandas, ambas exigencias, son pertinentes tanto para el tema de la desaparición forzada, como para el racismo que afecta gravemente a la población migrante en Chile”. 

Ante la situación de las mujeres migrantes, la activista Michelle Phillip destacó que “no todas las mujeres haitianas se sienten capaces de denunciar los actos de violencia que estamos sufriendo nosotras, las personas migrantes haitianas, desde el principio hemos sido los migrantes más desfavorecidos en este país. Esto produce la institucionalización, situación de calle, y hasta desaparición de las y los niños migrantes. A nosotras (mujeres haitianas), nos incriminan que no somos afectuosas, que no amamos a nuestros niños, y que no tenemos amor. Esto trae insultos, y ha motivado el maltrato de nuestros vecindarios, ya que esto se dice hasta en la tele”.

Asimismo, ante las dificultades que traen los documentos solicitados a personas haitianas para regularizar su situación en Chile, Phillip manifiesta que, la falta de dichos papeles, complica la búsqueda de trabajo y viviendas, lo que les limita a vivir en cités y en condición de hacinamiento o incluso llegar a situación de calle, debiendo compartir el territorio de los y las indigentes chilenas.

El evento finalizó con el micrófono abierto, posterior a una tocata en conmemoración de las personas detenidas desaparecidas y de las victimas de racismo en Chile. Nuevamente recordando el eslogan: “Toda la verdad, Toda la justicia, No más impunidad”. 

Read More

Tercera Jornada Doctoral Francia – América Latina

Tercera Jornada Doctoral Francia – América Latina

Read More