¡Ningún ser humano es ilegal! rechazo a los actos de odio hacia la población migrante

¡Ningún ser humano es ilegal! rechazo a los actos de odio hacia la población migrante

La marcha anti migrante ocurrida el sábado 25 de septiembre fue el último de una serie de acontecimientos de violencia y racismo contra las personas migrantes vividos durante los últimos días en el norte de Chile. Asimismo puede vincularse con un discurso de odio que ha sido promovido tanto por los grandes medios de comunicación como por la agenda de gobierno de Sebastián Piñera.  

Los últimos hechos de violencia que han provocado denuncias nacionales e internacionales, comenzaron el día 22 de este mes con el desalojo de un campamento en Tocopilla donde residían personas migrantes, seguida dos días después por el desalojo de la plaza Brasil en Iquique y finalmente con la marcha anti migrante el sábado 25, que terminó en ataques violentos contra las personas (incluidos niños y niñas) recién llegadas al país y viviendo en la calle. El abuso de la fuerza policial y la violencia de la sociedad chilena pueden verse claramente en las decenas de videos y fotografías que registraron los hechos. Nuestro equipo de investigación, al igual que muchas organizaciones sociales, de derechos humanos y otros equipos en distintas universidades,  se ha pronunciado públicamente, sumándose al esfuerzo de innumerables sectores de la sociedad civil que están repudiando y denunciando la naturaleza racista y violenta de lo ocurrido. 

Es relevante recalcar que estos no son hechos aislados, por el contrario es una situación permanente que violenta las vidas de las personas migrantes en todo ámbito, desde la situación de calle, hasta la discriminación en el trabajo y el racismo cotidiano. Sin embargo, una marcha de este tipo y tan grande no había ocurrido, lo cual es sumamente grave. 

La socióloga y directora de nuestro proyecto, María Emilia Tijoux, en Radio Universidad de Chile manifestó el mismo sábado 25  en la mañana: 

“Un violento amanecer tuvieron, este viernes, centenares de personas migrantes que se encontraban instaladas en la Plaza Brasil de la ciudad de Iquique. A eso de las 7:30 de la mañana, funcionarios de Carabineros y de la PDI efectuaron un desalojo masivo del espacio que se sumó al concretado, esta misma semana, a un campamento en Tocopilla”,

En el mismo medio, días antes Eduardo Thayer, investigador principal del proyecto, explicaba: “El país necesita desarrollar una política fronteriza más realista”. 

La violencia con que el Estado ha tratado a las personas migrantes obedece a una operación política del Gobierno, que ha procurado armar un discurso que deshumaniza a quienes llegan de países latinoamericanos y caribeños. De esta manera la represión en su contra no genera tanto revuelo e, incluso, es apoyada por gran parte de la población chilena.

Thayer además agregó, haciendo una crítica enfática a las políticas del actual gobierno, tal como la Frontera Segura, a la cual se han destinado tres mil millones de pesos: 

“Hay una ausencia total de políticas y de recursos para resguardar los territorios y, de alguna manera, garantizar las condiciones en las que se mueven las personas no empeoren ni sus propias vidas ni vulneren sus derechos, ni genere un problema para las personas que residen en los territorios”

El Estado no se ha hecho responsable de la situación migratoria de manera humanitaria, sólo han respondido con represión y expulsiones, sin tener siquiera un atisbo de enfoque de derechos en sus actos. María Emilia Tijoux, Constanza Ambiado y Eduardo Cardoza lo explicaron en un artículo publicado en Le Monde Diplomatique: 

“Faltando a su palabra, este gobierno hoy reafirma y cierra el ciclo represivo de una política anti inmigrante que busca adherentes a partir de un discurso populista que promueve el odio hacia el migrante y ejecuta expulsiones masivas, desalojos, o detenciones, todas argumentadas en el supuesto peligro y amenaza que la población migrante representaría para nuestra sociedad”. 

Como proyecto nos sumamos al repudio a lo ocurrido en el norte del país, tanto con la policía como con la población civil que actuó de manera xenófoba y violenta. Es inconcebible que ocurran este tipo de actos inhumanos hacia personas que buscan un futuro mejor en Chile.

Por esta misma razón les invitamos a participar de las actividades de la campaña “30 al 30”, impulsada por diversas organizaciones migrantes, promigrantes y de Derechos Humanos, puesto que hoy más que nunca es urgente tomar acciones contra el racismo que impera en nuestro país. El jueves 30 de septiembre se realizará una romería hacia la posta central de Santiago en nombre de Joane Florvil y sería de suma importancia contar con la presencia de muchas personas en esta conmemoración. 

Para ahondar en lo que ocurrió el fin de semana, te invitamos a leer las columnas escritas por integrantes de nuestro proyecto, que son un aporte valioso para reflexionar sobre estas temáticas: 

Luis Eduardo Thayer sobre Colchane: “El país necesita desarrollar una política fronteriza más realista” (Radio UChile)

María Emilia Tijoux y desalojo de inmigrantes en Iquique: “Yo no sé si los consideran seres humanos” (Radio UChile):

El permanente sufrimiento de ser migrante en Chile. Por María Emilia Tijoux, Eduardo Cardoza y Constanza Ambiado (Le Monde Diplomatique):

*La fotografía de la portada es de autoría de Camila Pérez Soto y fue tomada en la Plaza de Armas de Santiago, en el contexto de un marcha en apoyo a les migrantes.

Read More